El networking es una de las actividades que debe realizar en forma constante cualquier emprendedor, con el objetivo de contar con una red de contactos de confianza. La tarea consiste en ir tejiendo, en distintas actividades sociales, relaciones con otras personas que impliquen un beneficio mutuo.

Las ventajas son muchas. Del encuentro con otros emprendedores podemos recoger experiencias, conseguir información, aprender atajos o descubrir qué errores no cometer. El networking también nos puede ayudar a consolidar nuestra empresa: los contactos dan a conocer nuestro negocio y nos permiten ganar visibilidad, pueden facilitarnos el acceso a nuevos proveedores o nuevos clientes, brindar información sobre la competencia y hasta quizás sean una puerta a nuevos negocios. 

Aunque en principio parezca una actividad egoísta e interesada, los buenos contactos sólo son eficaces si existe confianza y beneficio mutuo, se decir, si uno mismo también busca cooperar y ayudar a los otros, aún mejor, sin que nos los pidan.

Pero conseguir una amplia red de contactos de confianza implica un trabajo sistemático. El escenario ideal para iniciar relaciones son los encuentros empresariales o sociales donde sabemos que pueden estar aquellas personas de influencia a las que queremos llegar –o personas que sabemos que conocen a esas personas de influencia-, y muchas veces entrar en contacto con ellos puede implicar varias reuniones. Otro espacio privilegiado son las agrupaciones de profesionales o emprendedores de nuestro rubro de actividad.

Para hacer una presentación de nuestro negocio conviene estar preparado: tarjetas personales disponibles y actualizadas, así como tener a mano un “discurso de ascensor” –donde captemos la atención de la persona contando nuestro emprendimiento en menos de dos minutos- nos pueden ayudar. Igualmente, más que hablar de nuestra experiencia, aprenderemos más si nos dedicamos a escuchar, y terminaremos dejando una mejor primera impresión haciendo preguntas interesantes antes que alargando nuestro discurso.

Siempre es útil, después de un encuentro o de haber iniciado una relación, hacer un seguimiento posterior mediante correo electrónico o una llamada. También conviene organizar nuestra red de contactos, y mantenerla actualizada.

Detrás de todas las estrategias que se puedan tener, la clave del networking es que los negocios siempre se concretan entre personas, y en mayor medida, con aquellas en quienes confiamos. Si logramos credibilidad y confianza, habremos generado una ventaja.

C-EMPRENDEDOR promueve una serie de actividades de vinculación con diferentes instituciones de apoyo a MIPYMEs así como con otros emprendedores. Todos los años se organiza el Encuentro Nacional de Emprendedores, espacio de intercambio entre emprendedores que están transitando diferentes etapas en el camino de transformar una idea en una empresa exitosa.

Además, la Red Emprender y las más de 40 instituciones que la conforman realizan decenas de actividades que pueden ser escenarios de networking.

 

Volver